EL CASO FISCHER

Director: Edward Zwick
Calidad Técnica: Buena
Duración: 115 m.
Aspectos a destacar: Escenas sensuales

Bobby Fischer. Autodidacta y genial. Excéntrico, neurótico, paranoico y misterioso más allá aún de lo que lo son muchos Grandes Maestros de ajedrez. Contra sus deseos le introducen en un juego de diplomacia a él, que sólo quiere jugar al ajedrez. Una guerra de percepciones. El chico de Brooklyn contra el Imperio Soviético.

Muy bien Tobey Maguire. Todos esos tics y esas manías. Qué bien ha captado a Bobby Fischer. Y apoyan perfectamente la historia Liev Schreiber y Peter Sarsgaard.

La historia hace bien en no desmontar el mito, en permitir que siga siendo un mito, en dejar en el misterio esa personalidad atípica. Eso significa sacrificar la comercialidad. No es un guión cliché. Es casi un documental. Las cosas ocurrieron como ocurrieron, sin tramas rocambolescas ni artificios.

Indispensable para cualquier amante del ajedrez. Los secundarios deberían tener más historia detrás, más fondo. Apenas les conocemos. Pero es una película interesante.

Es la historia de un hombre que, como diría el sacerdote que mejor le conocía: No. No teme perder. Teme lo que pasará si gana.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter