HEIDI

Director: Alain Gsponer
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 111 m.

Bruno Ganz es el abuelo, un hombre de carácter fuerte y hosco con una impresionante intensidad. Pedro es un pastor rudo, un niño bien elegido con su cara de brutico.

Esta nueva versión de Heidi es la mejor adaptación que se ha hecho de la novela. Lo mejor de la película es que, aun siendo tierna y dulce como corresponde, se intenta erradicar la ñoñería y apuesta por la crítica social del clasismo, por el contraste entre la futilidad de tantas costumbres urbanas y la sencilla aspereza y necesidades del mundo rural (sin idealizarlo), por profundizar en el desarraigo y la orfandad…

Al mismo tiempo, no carga la mano en el drama. Hay muchos momentos de humor realmente sorprendentes. Muy divertida la primera comida con la señorita Rottenmeier mientras Clara ríe desde su silla de ruedas. Y la contrapartida, cuando Heidi enseña a Clara cómo se come en el campo, sin cubiertos. Muy atractivo el personaje del mayordomo. Cuidan a los personajes secundarios y los definen bien con unos pocos detalles.

Y, claro, están todos esos paisajes de los Alpes suizos de los que se arranca una fotografía luminosa extraordinaria.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter