SÍ DIOS QUIERE

Director: Edoardo María Falcone
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 87 m.

 

Prestigioso cardiólogo, ateo orgulloso de serlo y con menos tacto que una lija. Su mujer bebe a escondidas. La hija mayor, casada, es muy superficial y el hijo, Andrea... Bueno, Andrea reúne a la familia para comunicarles algo importante. La familia se prepara para escucharle decir que es gay. Pero no. Es mucho peor: quiere ir al seminario.

Y esa decisión comienza a disgregar a la familia. O tal vez no. Tal vez, simplemente, les está obligando a madurar a todos.

No es la historia del hijo. Es la del padre. Cómo pasa de ser un arrogante a descubrir la amabilidad, la amistad (¡con un cura!), la tolerancia con las ideas ajenas. Empieza a construirse como mejor persona.

Hay dos giros de guion verdaderamente inesperados. Un riesgo notable para una comedia.

Y eso son muchos puntos a su favor. Y aún más valiente el final.

Tiene su parte de drama y grandes momentos. Hay detalles geniales (la criada peruana con el mandil de la URSS, la hermana poniéndose al día con Jesús de Nazaret de Zefírelli...) y escenas que llegan al absurdo (la casa falsa del detective).

El yerno es divertidísimo. Menudo personaje.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter