EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS

Director: Alberto Rodríguez
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 123 m.
Aspectos a destacar: Breve detalle sensual

Paesa y Roldán. Los primeros casos de escandalosa corrupción de los políticos en España. Y, al mismo, tiempo, la prueba de que, en 30 años, el problema no ha hecho más que crecer. Los políticos no han tomado ninguna medida para atajarlo. A unos les sale bien, otros quedan en la cuneta.

Esta es la historia de un ganador y de muchos perdedores. Alberto Rodríguez construye muy bien su historia, presentando personajes y mostrando sus relaciones. Quién es quién y cómo todos engañan a todos.

El guion está muy bien escrito, muy claro pese a los múltiples personajes que aparecen. Ese afán de claridad perjudica el ritmo en alguna ocasión, aunque tal vez es necesario. Una historia muy bien planificada, muy ele­gante y con una unidad de estilo llamativa. No crea una atmósfera tan intensa como en La isla mínima, pero sí nos absorbe para llevamos a ese mundo de pisos de lujo, pisos francos, despachos ministeriales, bancos, aeropuertos y suciedad moral.

Cada personaje está trabajado minuciosamente en su psicología. Tan interesante como entretenida.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter