X-MEN: APOCALIPSIS

Director: Bryan Singer
Calidad Técnica: Buena
Duración: 144 m.

 

Aunque ya lleva unas cuantas películas, esta saga sólo consigue acentuar sus problemas a medida que aparecen más personajes. X-Men debería ser un producto para una serie. Empezar con los cinco perso­najes originales e ir creciendo. Sin prisa. Los guiones de las temporadas ya los tienen escritos desde hace 40 años.

En el cine, pese al abultado metraje, esa multitud de personajes no tiene tiempo de expresarse, de desarrollar su carácter. Apenas apuntan el drama personal de cada uno y ya saltan a otro. Es imposible penetrar en las motivaciones de cada uno.

La acción, por muy espectacular que sea (y hay un par de escenas que lo son), no llega a interesar porque no nos hemos identificado con ningún protagonista.

Es preciso destacar esa secuencia en la que Quicksilver corretea a velocidades locas salvando a todos los chicos del colegio. Bien pensada y con momentos divertidos. Para eso sirve la cámara lenta.

Es una película muy dinámica pero le pesa mucho ese carácter episódico y esa frag­mentación.

 

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter