¡AVE, CÉSAR!

Director: Joel y Ethan Coen
Calidad Técnica: Buena
Duración: 106 m.
Aspectos a destacar: - - - -

 

La película narra un día en la vida de un estudio de cine. Nos situamos en la perspectiva de un productor y en los mil problemas con que tiene que lidiar: actores, guionistas, prensa y... escándalos.

El problema de la película está en la enorme cantidad de personajes que aparecen. Como todo transcurre en poco más de 27 horas, apenas hay desarrollo y las historias quedan levemente apuntadas.

El secuestro de un actor por parte de guionistas comunistas es el eje. Los hermanos Coen muestran su capacidad para construir divertidas escenas surrealistas y ciertamente todo transcurre con aire liviano, divertido.

Es llamativa su abundante imaginería religiosa. El productor, católico, se debate en el dilema de aceptar un trabajo mejor pagado, con menos horas, más tranquilo. Pero su mirada atenta, su cariño por esos famosos que son un desastre en sus vidas privadas, le muestran como el elemento de cordura indispensable para que el espectáculo siga adelante.

Buenas escenas (el submarino, los debates comunistas, el discurso de Clooney) pero habría necesitado mucho más metraje para redondear todas las tramas.

 

 

 

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter