LITTLE BOY

Director: Alejandro Monteverde
Calidad Técnica: Buena
Duración: 100 m.
Aspectos a destacar: - - - -

Por José Ramón Ledesma – www.adolescentesconpersonalidad.net/

Estamos en los años cuarenta del pasado siglo en O’Hare, un pequeño pueblo costero de California durante la Segunda Guerra Mundial. Allí vive Pepper Busbee (al que llaman Little Boy) un niño de ocho años que sufre las burlas de los demás niños por su baja estatura. Su único amigo es James, su padre, con quien tiene una gran conexión y comparte numerosas aventuras. Pero pronto James deberá dejar a Pepper, a su hijo mayor London y a su esposa Emma para irse al frente de batalla (London no ha podido alistarse por tener los pies planos, y él debe ocupar su lugar como representante de la familia Busbee). Mientras el padre va a Filipinas para combatir contra los japoneses, London se refugia en el alcohol y la tristeza por su incapacidad para defender a su país, o para ocuparse del taller mecánico de su padre. Y Pepper también tendrá que enfrentarse solo a la crueldad de sus compañeros de clase y de sus vecinos. Pero conocerá a Ben Eagle, un mago que le enseñará algunos de sus trucos, y entablará amistad con un anciano japonés, al que todos marginan por ser “enemigo de América”, y además está convencido de que si cumple una lista de tareas propuestas por el padre Oliver, el sacerdote católico del pueblo, conseguirá reencontrarse con su padre. 

Little Boy es imaginativa, fresca, muy válida para identificar las dificultades de nuestro día a día, y consigue emocionar a niños y mayores con un mensaje profundamente optimista. Los personajes de la película, y en especial Pepper, muestran una gran fuerza de voluntad para luchar siempre hasta el final y para tratar de conseguir los objetivos propuestos, y todo dentro de una historia que supone una defensa de la amistad, de los lazos familiares, que muestra el daño que produce en nosotros el odio y que defiende la necesidad de buscar toda comunicación posible con los presuntos enemigos (en lugar de guardarles un rencor “preventivo” absolutamente innecesario). Pepper y Hashimoto sufren discriminación y desprecio por un aspecto de sus vidas que no pueden cambiar: Pepper no tiene la culpa de ser pequeño y Hashimoto no es responsable del estallido de la guerra. Ambos personajes tienen mucho en común y se complementan entre sí: con la relación Pepper obtiene al amigo y al guía que tanto necesita, al tiempo que elimina sus prejuicios y gana confianza en sí mismo, y Hashimoto a alguien que le comprende y tolera. La película avanza al ritmo que Pepper marca, cumpliendo las buenas acciones de su lista, una serie de actos de caridad con los que le rodean. La metáfora, que consiste en explicarnos que podemos cambiar las injusticias del mundo si empezamos a cambiar lo que está a nuestro alcance, es muy poderosa.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter