DIOS MÍO, ¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO?

Director: Phillipe de Chauveron
Duración: 98 m.
Aspectos a destacar: Una escena sensual

Matrimonio francés, católico, conservador, degaullista. Tienen cuatro hijas. Por desgracia, la primera se casa con un árabe, la segunda con un judío y la tercera con un chino. Hasta que la cuarta anuncia que se casará con un católico... Los padres, al fin, están felices. Pero la hija ha ocultado un pequeño detalle.

Muy divertida. En cierto sentido se asemeja a Ocho apellidos vascos por esa explotación de los clichés. Pero la película francesa tiene una ventaja: los gags están perfectamente integrados dentro de una trama general consistente y bien elaborada.

Los encuentros familiares, las rencillas entre yernos, el caos multicultural lleva a la cuestión definitiva: lo que nos une es mucho más que lo que nos separa.

Tiene casi siempre un tono amable y evita los excesos, desternillante de principio a fin, de esas películas que saben apreciar la vida y percibir que las cuestiones raciales hay que tomárselas a broma, que lo importante son las personas individuales.

No importa su previsibilidad. El guión siempre se guarda en la manga una ocurrencia loca que mantiene la atención.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter