UN VIAJE DE DIEZ METROS

Director: Lasse Hallstron
Calidad Técnica: Buena
Duración: 122 m.
Aspectos a destacar: - - - -

Si #Chef  era la película culinaria del mes pasado, esta vez le toca a Un viaje de diez metros.

Helen Mitren está sentada en una silla, de espaldas a la cámara. No lo vemos pero sabemos que se dispone a comer una tortilla francesa. De repente su espalda se estira y se pone totalmente rígida en dos tiempos. Detalles como ese bastan para definir a una buena actriz.

Mirren tiene un restaurante. Una estrella Michelín. Lleva 30 años intentando obtener la segunda. Y, de pronto, una familia hindú instala su propio restaurante frente al de ella. 10 metros separados por la carretera, dos universos aparentemente irreconciliables, una competencia feroz.

Entre tópico y tópico los personajes consiguen hacerse familiares, nos invitan a su visión gastronómica y a sentir simpatía por ellos.

Una película del género romántico/culinario que es ideal para Lasse Hallström. Previsible por completo pero con muchos elementos atractivos: interpretaciones, fotografía colorista y un par de escenas muy logradas.


Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter