THE EQUALIZER: EL PROTECTOR

Director: Antonie Fuqua
Calidad Técnica: Buena
Duración: 132 m.
Aspectos a destacar: Mucha violencia

Hubo un tiempo en que Robert dejó de ser de la CIA, prometió no volver a las andadas y se buscó un trabajillo en el que pudiera pasar desapercibido.

Se lleva bien con sus compañeros de trabajo, pero procura no intimar. Se somete a una rutina diaria y mantiene a distancia cualquier relación social. Pero, en el bar en el que cena todas las noches, conoce a una niña prostituta rusa que le toca el corazoncito. Cuando Robert ve cómo la chica sufre una paliza por parte de la mafia rusa, decide hacer una excepción en su vida.

Y una cosa lleva a la otra. Fuqua convierte a Denzel Washington en el prototipo de vengador justiciero. Alguien que tiene poco o nada que perder, que ha puesto la vista en un objetivo y resulta imparable.

Fuqua dirige con su habitual tono enérgico, a veces demasiado movido, de modo que entorpece la claridad de la acción. Tampoco se preocupa mucho de matizar la psicología del personaje, al margen de hacer un ávido lector de El viejo y el mar y El Quijote.

Es convencional, ofrece al espectador lo que espera y está bien rodada. Pero no aporta gran cosa al género. Quizá no hace falta.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter