EL HOBBIT: LA DESOLACIÓN DE SMAUG

Director: Peter Jackson
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 165 m.
Aspectos a destacar: Algo de violencia.

Peter Jackson ha tratado de evitar el error de la primera parte: alargar la trama de la novela.

Para ello ha decidido usar tres historias diferentes: una de ellas es la del libro y otras dos totalmente inventadas.

Con ello consigue un montaje triple, similar al que ideó Star Wars, y que suele funcionar.

Por un lado tenemos la historia de los enanos y el Hobbit en dirección a Erebor. Aquí hay secuencias tremendamente espectaculares, muy imaginativas y bien realizadas. En ocasiones son deliberadamente cómicas. Atención a la secuencia de los barriles.

Por otro lado Gandalf y Radagast parten hacia Dol Guldur en busca del Nigromante. Aquí la historia se atasca a ratos pero hace que conecte con El señor de los anillos.

Y la historia de Lególas y la elfa Tauriel que originará una trama romántica. Pero además ambos provocan continuas escenas de acción sorprendente.

Mucho más dinámica y entretenida que la primera parte. Jackson ha ido en busca de su propia aventura. Le sobran minutos en su tramo final, en las cavernas de Erebor, pero es un magnífico entretenimiento.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter