UN MONSTRUO EN PARÍS

Director: Bibo Bergeron
Calidad Técnica: Buena
Duración: 90 m.
Aspectos a destacar: - - - -

Un experimento controlado deja de serlo cundo un mono liante mezcla las cosas como no debe. Una pulga se transforma en un ser monstruoso. Pero dotado de una increíble capacidad para la música.

La trama evoca, evidentemente, a El Jorobado de Notre Dame, a La Bella y la Bestia. Es una historia muy francesa y, sobre todo, muy parisina. La ciudad se convierte en la protagonista, un recorrido turístico por lugares recónditos. Bergeron trabajó con Pixar y se nota. Cuida la historia de los personajes, tanto los protagonistas como los secundarios.

Vanessa Paradis pone voz al personaje principal y se luce con la canción principal en una secuencia realmente magnífica.

Pero lo más llamativo de la película está en el concepto de su dibujo, muy original sin necesidad de excentricidades. Aunque tarda un poco en arrancar mientras presenta personajes, después se mueve a buen ritmo. No es excesivamente brillante, pero tiene encanto.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter