STAR TREK. EN LA OSCURIDAD

Director: J. J. Abrams
Calidad Técnica: Buena
Duración: 132 m.
Aspectos a destacar: Breve detalle sensual

Un atentado terrorista lleva a la tripulación de la Enterprise a internarse en territorio klingon poniendo en riesgo la delicada tregua que mantienen con los alienígenas.

Star Trek nació como serie y las películas vienen a confirmar que era su espacio natural. La historia, el desarrollo de personajes, los giros finales, siempre son idénticos. Las películas son capítulos largos con un presupuesto holgado. Pese a ello resulta muy entretenida.

En esta ocasión el elemento determinante es la presencia de Benedict Cumberbatch, componiendo a Khan, un excelente malvado. Cumberbatch tiene magnetismo y resulta sugerente. Sus razones morales, bastante válidas, ofreciendo el filo de la duda, situándose en el lado de la víctima y convenciendo al espectador de que lo es, demuestran que hay un notable esfuerzo de guión por dotar al personajes de profundidad.

Sin embargo, el aire liviano, esos chistes de Kirk, el tomarse todo a broma no encaja con los momentos supuestamente fuertes y dramáticos. Excelente la banda sonora, muy descriptiva, acompañando con ritmos marcados cada plano.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter