EPIC: EL MUNDO SECRETO

Director: Chris Wedge
Calidad Técnica: Buena
Duración: 102 m.
Aspectos a destacar: - - - -

El arranque de la película es bastante prometedor al plantear tres conflictos de paternidad y filiación: En primer lugar tenemos al padre que ha entregado su vida al trabajo y la hija que se siente sola. En segundo lugar está la ausencia de un padre fallecido y el tutor que intenta hacer lo mejor con un joven majete pero que no quiere comprometerse a nada. Y, en tercer lugar, el padre malote y el hijo que pretende emularle. Aunque a la postre no se profundice mucho en estos problemas, lo cierto es que toda la trama va a articularse a su alrededor. Es una pena que no se convirtiera en el eje porque era muy sugerente.

La película se limita a ser una aventura que mezcla demasiadas cosas: El señor de los anillos. Avatar. Cariño, he encogido a los niños. Los diminutos... Todo junto y revuelto. Sin embargo, aunque copia mucho, hay que reconocer también que tiene originalidad para las variaciones y logra momentos bastante espectaculares.

No se trata sólo de su esmeradísimo trabajo de diseño y colorido de un mundo imaginado, sino también de esa capacidad para concebir un universo disminuido desde dentro: escalas, proporciones, tamaños... Todo ello aporta una gran riqueza. Además en las secuencias de acción consigue algunos momentos verdaderamente llamativos.

No llega al nivel de la primera parte de Ice Age. Allí sabían entrelazar mucho mejor la presentación de personajes, el humor y la acción. Aquí se lleva la mejor parte esa puesta en escena tan recargada y barroca.

Es una película que disfrutarán más los pequeños que los adultos. Aunque no haya excesivo humor, su colorido y su dinamismo imparable les resultarán atractivos.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter