OZ, UN MUNDO DE FANTASÍA

Director: Sam Raimi
Calidad Técnica: Buena
Duración: 111 m.
Aspectos a destacar: - - - -

Oz, un mundo de fantasía es una prueba de por qué los clásicos no deben tocarse. La película atraerá, sobre todo, al público infantil porque, visualmente, es un surtido de chuches. Innegablemente, los efectos especiales son mucho mejores que los de 1939. Pero el guión no.

El protagonista es un James Franco bastante soso que termina siendo aparcado por las tres brujas Evanora (Rachel Weisz), Theodora (Mila Kunis) y Glinda (Michelle Williams).

La historia cuenta qué sucedió antes de El mago de Oz. Pero lo que cuenta es demasiado y casi idéntico a lo que le ocurrió a Dorothy en su camino por las losas amarillas.

Aquí hay menos humor, menos emoción, menos canciones (sólo una)... El arranque y el final están logrados, pero la presentación de personajes se lleva, innecesariamente, gran parte de la película. El mejor de los secundarios es la muñeca de porcelana: tierna, valiente y manipuladora con sus lágrimas.

Sam Raimi no tiene ocasión de mostrar su estilo e imita el de otros. No es un desastre de película e, incluso tiene momentos logrados, pero al lado de la original resulta superflua.

 

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter