IRON MAN 3

Director: Shane Black
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 130 m.
Aspectos a destacar: Breve detalles sensuales. Violencia

El habitualmente narcisista, individualista y despreocupado Tony Stark, se siente ahora angustiado. No es el mismo porque, por un lado, está enamorado de Pepper Potts y, por otro, su experiencia en Los Vengadores le ha hecho descubrir peligros a los que quizá no puede hacer frente en solitario. Y, en esa situación, un nuevo enemigo, El Mandarín, asalta su casa, secuestra a Pepper y amenaza al presidente de Estados Unidos.

Tras el arrollador éxito de Los Vengadores, Marvel se ha dado cuenta de que es preciso ofrecer algo más que acción pura para satisfacer a los espectadores. No es que la trama sea una maravilla. En realidad es bastante simple y culmina, como viene siendo habitual, en una locura de fuegos de artificio (y nunca mejor dicho). Pero la historia viene salpicada con una serie de tramas, ocurrencias, chistes, frases de guión y sorpresas muy divertidas.

Y, como no se toma en serio a sí misma, consigue sorprender al espectador con ese guardaespaldas que llora viendo Downton Abbey o con la sorprendente verdad acerca de El Mandarín (Ben Kingsley está genial en su loco personaje).

Una película sin grandes pretensiones, pero muy bien realizada y consciente de su objetivo: no aburrir. Tramas como la del niño, en ese pueblo, facilitan el lado humano de Tony Stark sin que por ello abandone su sarcasmo.

No es muy novedosa en sus planteamientos pero sabe afrontarlos desde una perspectiva desinhibida. Tras los créditos hay otra escena divertida, Iron Man y Hulk, en un mano a mano que sirve de introducción a Los Vengadores 2.

 

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter