LA NOCHE MÁS OSCURA

Director: Kathryn Bigelow
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 157 m.
Aspectos a destacar: Violencia

Se trata de la historia de Maya, una dura agente de la CIA, jovencita en el 2001, que muestra reticencias hacia las torturas que presencia. Pero 10 años después, tras presenciar la muerte de amigos e inocentes, tras haber sufrido varios atentados, se ha endurecido más todavía, sin esposo, sin novio, sin amistades, entregada a la única obsesión de matar a Bin Laden.

Es posible que mucha gente no congenie con el modo de dirigir de Kathryn Bigelow. Pero su cine es verdaderamente valioso. Numerosos docu­mentales, en realidad, son obras de ficción. A veces mentiras muy grandes que se aceptan porque vienen bajo el apelativo de documental.

Bigelow actúa al revés: sus obras de ficción son documentales. Distantes, fríos, imparciales cuanto puede. Casi científicos, trabajos forenses. Sin sentimentalismos y, en cierto modo, sin drama, porque no sabemos nada de la vida personal de los protagonistas. Solamente actos externos. Quizá no se ajusten exactamente a los hechos, pero son implacablemente auténticos.

Jessica Chastain está perfecta en su gelidez y en sus explosiones de ira. No es una obra maestra porque esa decisión voluntaria de no adentrarse en las vidas de los personajes (de una de las agentes sa­bremos que tiene tres hijos, nada más), pesa bastante.

Pero merece mucho la pena porque da luces sobre lo que una nación hace para lograr ser libre y las esclavitudes que el intento conlleva. Son dos horas y media que no aburren ni un segundo. La última parte mostrando el asalto a la casa en tiempo real.

Y, después de matar a OBL, ese plano final nos deja a una mujer que no sabe cuál es su casa porque siempre ha vivido en cuarteles de la CIA.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter