FRANKENWEENIE

Director: Tim Burton
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 87 m.
Aspectos a destacar: - - - -

ctor es un niño aficionado a los experimentos científicos. Cuando su querido perro Sparky muere, observa que el profesor Rzykruski, utiliza la electricidad para provocar espasmos musculares. Víctor decide hacer el intento de  revivir a Sparky.

En 1984 Tim Buton realizó un cortometraje por el que Disney le despidió. Eran los momentos más bajos de la factoría Disney y los ejecutivos eran incapaces de percibir una novedad cuando la tenían delante. Ahora, ese corto, convertido en largometraje, es distribuido por la propia Disney.

Tras unos años de cine tibio o francamente malo, Tim Burton regresa a su tono habitual. En 10 minutos consigue atrapar al espectador en su atmósfera de cuento e implicarle en las vidas de todos esos personajes maravillosos, excéntricos, feos, tiernos.

Fiel a su estética gótica se arriesga por una animación en blanco y negro, muy apropiada a la historia que relata. Es una trama emotiva, con algunos momentos de terror, sustos y buenos sentimientos que triunfan sobre la adversidad.

Frankenweenie recuerda, sobre todo, a Eduardo Manostijeras, y quizá la pega que se le puede poner es esa. En el fondo se trata de la misma historia adaptada para niños, con las mismas urbanizaciones setenteras, la vida de pequeños burgueses y la conmoción que provoca en el lugar la aparición de elementos fuera de lo convencional.

Frankenweenie es una relato acerca de cómo la tecnología debe ser usada correctamente, pero también sobre el sentido de la muerte y la necesidad de que las cosas lleguen a su fin natural.

Lo mejor, sin duda, es la enorme capacidad que el director posee para alejarse de clichés e imaginar personajes extraños y encantadores.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter