EL ÚLTIMO BAILARÍN DE MAO

Director: Bruce Beresford
Calidad Técnica: Buena
Duración: 117 m.
Aspectos a destacar: - - - -

          Li Cunxin fue separado de sus padres a los 11 años para servir como bailarín a la República Popular de China. Con el profesor Xiao se convertirá en un icono del régimen de Mao. En 1981 es seleccionado para mejorar su formación durante unos meses en una academia de Houston. Allí conocerá al entrenador de ballet Ben Stevenson, a una mujer de la que se enamora y al capitalismo que, pese a lo que él pensaba, no está mal del todo.

          Hay muchos aspectos interesantes en la trama: políticos (la era Reagan y la era Mao), personales (la quiebra de los esquemas mentales de Cunxin), culturales (la danza como propaganda y/o espectáculo).

          Es evidente que  la película, en muchos aspectos, se ha inspirado directamente en Noches de sol, pero ahí está el problema ya que se queda lejos de ésta. Los personajes no tienen muchos matices pues son un tanto esquemáticos, pero es más sugerente en la presentación de ideologías.

          En la película ocurren muchas cosas, quizá demasiadas, y no profundiza. Aunque algunos momentos no estén logrados, hay otros muchos que sí tienen fuerza y resultan emotivos.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter