IMPARABLE

Director: Tony Scott
Calidad Técnica: Buena
Duración: 101 m.
Aspectos a destacar: - - - -

          El principal protagonista de esta película no es una persona, sino un tren: un tren desmelenado, desbocado, fuera de control. Sin maquinista, sin frenos de aire, cargado de residuos tóxicos y combustible; 39 vagones, 800 metros de largo.

          Tony Scott, con ese estilo epiléptico que le caracteriza, lo filma por arriba, por abajo, de un lado y de otro; en picados y contrapicados y barridos laterales y travellings en retroceso; en cámara rápida y cámara lenta. Y lo cierto es que consigue hacer crecer la tensión de modo que, para cuando el espectador quiere darse cuenta de que no hay trama, todo es pura velocidad. El tren descarrilará en una zona urbana y es preciso detenerlo antes de que el desastre ocurra. Como siempre, los medios de comunicación se suman al tinglado.

A este protagonista, que es el tren (el malo de la película), le hacen frente un par de secundarios que se llaman Denzel Washington y Chris Pine que intentan frenar la máquina. Los guionistas crean una tópica trama familiar para que empaticemos con ellos

Lo curioso es que, con tan pocos elementos, el director consigue lo que quería: mantener la atención en todo momento.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter