ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Director: Tim Burton
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 110 m.
Aspectos a destacar: - - - -

          Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del espejo son dos novelas inadaptables. Los juegos de palabras, ingenios matemáticos y absurdos literarios como el galimatazo no se pueden trasladar. Son imposibles de convertir en imágenes. Por suerte, en este planeta, contamos con alguien acostumbrado a realizar lo imposible: Tim Burton. El director, consciente de la imposibilidad de la tarea, decide no adaptar, sino adoptar a Alicia. Dos   personajes, tras el ojo de una cerradura, dicen: Es una falsa Alicia. Démosle una oportunidad.

          Alicia ha crecido, tiene 19 años y se encuentra en la fiesta de pedida de mano. Antes de dar el sí o el no, decide seguir a un conejo blanco. El País de las Maravillas se encuentra en guerra entre la Reina Roja y la Reina Blanca. Y es preciso tomar partido.

          Tim Burton, sin abandonar su estilo deslumbrante y onírico, realiza su película más infantil, como para recordarse que no debe perder su muchedad.

          Aventuras y acción se combinan perfectamente con imágenes reales y animación digital. El guión es sencillo, pero Burton no necesita más para sumirnos en uno de sus cuentos que reivindican la fantasía, las criaturas de los sueños y la percepción subjetiva de la realidad como actos de creación artística. Barroca, colorista, ingenua y sutil, la película cuenta con unas interpretaciones excelentes. Merece la pena destacar a Helena Bonham- Carter, una encantadora malvada.

          La película conecta de modo inmediato con la imaginería infantil, pero es plenamente disfrutable por el público adulto. Basta con dejarse arrastrar por el conejo blanco, la deliranza y otros galimatazos.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter