VALKIRIA

Director: Bryan Singer
Calidad Técnica: Buena
Duración: 120 m.
Aspectos a destacar: Algo de violencia

          Contar con muchos medios es, en ocasiones, decisivo. Si Valkiria tiene interés, se debe al empleo de recursos para hacer atractiva y creíble la historia. Todo el mundo sabe que los intentos de matar a Hitler fracasaron de modo que, la reconstrucción de un atentado, no tendría por qué facilitar el suspense.

          Bryan Singer, con su habitual eficacia, recrea la historia con una puesta en escena impecable. Comienza presentándonos la acción bélica en la que von Stauffenberg queda mutilado, su regreso a Alemania y, a continuación, describe minuciosamente la elaboración del plan.

          No se preocupa gran cosa de mostrarnos sus motivaciones y modo de ser. Prefiere centrarse en la globalidad del terna para hacer comprensible el atentado: personas que intervienen, logística, desarrollo. La planificación del director, aunque a veces abusa de picados y contrapicados, es siempre llamativa: las plazas llenas de banderas nazis, el búnker, la cámara aproximándose a un disco de vinilo donde suena Wagner...

          Además, logra de Tom Cruise una interpretación sobria, elegante, sin los histrionismos que acostumbra, cosa que se agradece. Sin llegar a ser una gran obra, entretiene en todo momento y su ritmo no decae.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter