EL ÚLTIMO VOTO

Director: Joshua Michael Stern
Calidad Técnica: Buena
Duración: 140 m.

          Los dos partidos están empatados. Una serie de circunstancias hacen que el voto de Bud tenga que repetirse. Ahora, en un plazo de 10 días, él tendrá que decidir quién es el Presidente de Estados Unidos.

          El planteamiento de la película tiene su interés. La cuestión es el modo de desarrollarla. Bud es un tipo divorciado, borracho, vago, en paro y con una hija adolescente que hace con él lo que puede. Bud es asocial, antisistema, hastiado de la vida. A su alrededor se montará el circo mediático: políticos, jefes de prensa, músicos, deportistas, famosos, periodistas, servicios secretos y el mismísimo Air Force One.

          Hay momentos divertidos y alguna muestra de ingenio, sobre todo gracias a la hija de Bud que, sin duda, le roba protagonismo a Kevin Costner. Pero la película no logra sacar partido a la trama por un motivo muy sencillo: no sabe si ser sarcástica e irónica o, por el contrario, didáctica y patriotera. Es algo así como ver, en 2 horas, cómo Homer Simpson se convierte en Barack Obama. Demasiado.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter