LA MOMIA: LA TUMBA DEL EMPERADOR DRAGÓN

Director: Rob Cohen
Calidad Técnica: Buena
Duración: 112 m.

          Los O\'Connell se han retirado y viven placentera, pero aburridamente, en un palacete de la campiña inglesa. Para librarse del tedio, aceptan el encargo de llevar un objeto precioso a Shanghai. Una vez allí se encuentran inesperadamente con su hijo que, por supuesto, acaba de despertar a una momia y está en apuros.

          Viendo cosas como ésta queda claro la gran diferencia que hay en el cine de aventuras con respecto a Indiana Jones. Porque es evidente que La Momia: La tumba del Emperador Dragón trata de imitarla pero se queda lejos.

          Pese a todo, ha logrado llegar a una tercera parte porque es una saga con gracia y mucha diversión. El ritmo es ininterrumpido y va a más, los personajes están bien dibujados y son graciosos, el guión, demasiado simple, está plagado de chistes (algunos tontos, otros más inteligentes) y los efectos especiales son plenamente satisfactorios.

          Rick O\'Conncll jamás da un paso atrás y va de frente al peligro. Recibe tortas de continuo pero, como es perseverante, acaba por encontrar el punto débil de la momia.

          Muy entretenida aunque fácilmente olvidable.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter