CUENTOS DE TERRAMAR

Director: Goro Miyazaki
Duración: 115 m
Aspectos a destacar: - - - - -

         Cuentos de Terramar es, en realidad, un nuevo capítulo de la tetralogía de Ursula K. LeGuin. Trata de aunar a los personajes principales de los 4 libros.

          Es inevitable comparar a Goro con su padre, Hayao. A Goro le falta cierta sutileza y le sobra discursividad. Goro no sabe introducir ese lirismo arrebatador que Hayao consigue con los planos iniciales. Bien es cierto que Hayao es el más grande, con perdón de Brad Bird.

          En cualquier caso, Goro sí ha aprendido extraordinariamente la elaborada minuciosidad del apartado técnico. Se arriesga a comenzar la historia con un adolescente que asesina a su padre. Lo que vendrá después será su remordimiento y el intento de redimirse y amar a alguien.

Goro es deslumbrante en la sobriedad del desierto, en la barroca ciudad costera, en la fortaleza del mago, en las labores del campo. El detallismo y colorido muestra ese interés por la animación bien hecha, el mimo por convertir cada fotograma en un auténtico cuadro digno de ser expuesto.

          Una película muy estética, imprescindible para los seguidores de la animación Ghibli.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter