MIMZY: MÁS ALLÁ DE LA IMAGINACIÓN

Director: Bob Shaye
Duración: 90 m
Aspectos a destacar: - - -

          No es fácil recomendar esta película a un público concreto.

          La presentación es bastante sugerente y encierra muchas posibilidades de desarrollo. Al poco descubrimos que se trata de un plagio de E. T. más o menos encubierto. El marciano es sustituido por un conejo de peluche que otorga a los niños, progresivamente. habilidades peculiares. A partir de ahí, el problema reside en la prodigiosa manera de complicar la trama.

          Se supone que es una película dirigida al público infantil. Por eso, no se entiende la mezcla de filosofía oriental, genética, teorías cuánticas y otras diversas empanadas mentales.

          Pero la cuestión es que tampoco está destinada a los adultos ya que no tiene ningún sentido y acaba por resultar risible por pura extravagancia.

          Para aligerar toda esta carga de ciencia­ficción (el director parece darse cuenta de que se están excediendo) la película introduce personajes cómicos que sólo logran su misión de hacer reír de un modo parcial.

          La mezcla de pseudo erudición y bromas infantiles es bastante descolocante, solo apta para la minoría que logre implicarse. Una de esas ocasiones en que a uno le gustaría conocer al guionista para ver qué cara tiene.

          A ratos es atractiva, a ratos pesada. Hay que ir con mente muy abierta.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter