LAS VACACIONES DE MR. BEAN

Director: Steve Bendelock
Calidad Técnica: Buena
Duración: 90 m
Aspectos a destacar: - - - - - -

          Mr. Bean gana un viaje a Cannes en la rifa parroquial. Emprende el viaje y, por supuesto, logrará que toda la policía francesa tenga que movilizarse.

          Las vacaciones de Mr. Bean tiene más sentido en la sucesión de gags que si se contempla como un guión bien trabado. Se trata de situar a ese enorme estúpido egoísta, al que ya conocemos, en nuevos ambientes y situaciones.

          La película acierta en la variedad del humor. Hay gags muy buenos como la clásica marranada con la comida, que se resuelve con mucha gracia. La mejor es la secuencia del mercadillo. Hay gags flojos, especialmente el momento en que se intenta rendir tributo a El guateque con planificación y montaje confusos. Pero, y ahí está lo mejor de la película, tiene momentos de mayor sutilidad.

          Rowan Atkinson suelta una puñalada a la pedantería intelectualoide del Festival de Cannes en la línea de Un final made in Hollywood de Woody Allen. Sin solución de continuidad, asesta otra puñalada al sentimentalismo de las producciones americanas. Y se queda tan ancho.

          Así pues, si alguien quiere al Mr. Bean de siempre, lo va a encontrar y disfrutará la hora y media de duración de la película aunque existan altibajos. Pero, por otra parte, el guión tiene su dosis de humor inteligente que, especialmente los cinéfilos, apreciarán con gusto.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter