HAIRSPRAY

Director: Adam Shankma
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 117 m
Aspectos a destacar: Diálogos sensuales

          Si John Travolta es una madre de familia, si una chica gorda es la estrella de un musical, y si Christopher Walken es un vendedor de artículos de broma, es posible que toda la película en sí sea una broma.

          No es que esté muy bien dirigida porque Shankman no es ningún genio. Pero la música es excelente, la coreografía de los bailes bastante apañada, la puesta en escena muy colorista y los intérpretes de garantía, así que ¿para qué quieres un director?"

          Es una pena que no se hayan suprimido ciertos diálogos de tono frívolo, especialmente los de Pfeiffer. Sin ellos, la película habría sido muy adecuada para todos los públicos. Los de Queen Latifah, ácidos y mordaces, son mejores (Si siguen entrando blancos esto parecerá una urbanización).

          Aun así, es obvio que lo importante son los bailes y eso sí está conseguido: una explosión de ritmo y color. La trama es intrascendente por mucho que hable de la cuestión racial. Todo lo que ocurre es una excusa para impulsar un nuevo baile en un nuevo ambiente y con un nuevo ritmo. Nikki Blonsky demuestra que su enorme talento está muy por encima de su enorme físico.

          Una rareza que a unos gustará y otros despreciarán.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter