NOCHE EN EL MUSEO

Director: Shawn Levy
Calidad Técnica: Buena
Duración: 108 m
Aspectos a destacar: - - - - -

      Larry tiene problemas  matrimoniales y profesionales. Buscando un mínimo de estabilidad para su vida acepta lo que nunca habría aceptado: ser guarda nocturno en el Museo de Historia Natural. Los guardias anteriores a él le hacen una curiosa advertencia: que nada entre... ni salga.

     Noche en el Museo logra sorprender un poquito en el momento de la mezcla surrealista: romanos, Teddy Roosevelt, vaqueros, una momia... En ese instante el espectador confía en que los guionistas hayan puesto toda la carne en e1 asador y hayan decidido evolucionar hacia algo novedoso. Pero la cosa se queda en meros apuntes.

     La influencia más clara es la de Jumanji y Zathura. Hay también, algo de Gremlins. Ben Stiller trata de controlar lo incontrolable y, cuando cree que lo está consiguiendo, la situación se dispara. A partir de ahí, hay un leve cambio de género pero nada que pueda sorprender.

     Los tres misteriosos guardas jurados que van a jubilarse añaden algo de intriga durante un tiempo y, ciertamente, acaban por convertirse en el motor de la acción. Pero su plan es tan confusamente absurdo que acabamos por fijarnos sobre todo en los defectos.

     Entretendrá con eficacia a un público infantil pero sólo ocasionalmente al público adulto.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter