SPIDER-MAN 3

Director: Sam Raimi
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 140 m
Aspectos a destacar: Algo de violencia

     Spider-man 3 es una película llena de acción que resulta entretenida, a pesar de su metraje, gracias a la combinación de diversos elementos.

     Hay melodrama, aventura, humor y acción en los momentos oportunos. Las peleas y las larguísimas caídas de los edificios dan pie para elaborar imaginativos movimientos. Conversaciones cómicas como la de Jameson con la niña para conseguir una cámara, insertada en mitad de la acción más trepidante, sitúan a la película en su verdadero plano de diversión.

     Y hay momentos geniales como el nacimiento del Hombre de Arena tono, planificación y música logran una secuencia de gran elegancia.

     Sobra tía May y sus pildorazos moralizantes, se saca poco partido a Gwen Stacy, se luce Thomas Haden Church y se agradece la visión de un Peter Parker idiotizado por la soberbia. Lo de Spider-man ante la bandera americana quizá sea excesivo, pero queda de miedo.

     Mientras no se le busquen las hilachas al guión (el chantaje de Harry a Mary Jane, por ejemplo) es un entretenimiento muy completo con un poco de todo, apto para casi todo el mundo.

     Se nota que es una película bien hecha, cuidada, desde los créditos iniciales. Ya en ellos encontramos un resumen de la vida de Spider-man, metáforas sobre el significado del personaje y un avance de lo que va a ser la película: una tela de araña que se puede enmarañar y convertirse en un cristal roto que refleja distorsionadamente la realidad.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter