ILUMINADOS POR EL FUEGO

Director: Tristán Bauer
Calidad Técnica: Buena
Duración: 100 m
Aspectos a destacar: Violencia

Esteban recibe una llamada de una mujer para avisarle de que su antiguo compañero de armas, Vargas, ha intentado suicidarse. Asiste al hospital y, a partir de ese momento, comenzará el incesante recuerdo de las Malvinas.

Iluminados por el fuego es una película bastante peculiar que quizá no guste a la mayor parte del público. Pero es acaso la única forma de rodar aquella asombrosa quijotada que fue la guerra de las Malvinas.

Entre onírica y prosaica, la narración explica un punto de vista, el de Esteban  (Gastón Pauls) y lo convierte en una noción universal. La película podría estar mejor hecha, tener más fuerza dramática, ahondar un poco más en los personajes. Pero el tono y el estilo son acertados. Incluso en la secuencia de guerra exhibe cierta originalidad.

No hay un patriotismo descerebrado. Quizá sí utópico, pero asentado sobre la voluntad de recuperar lo que consideraban propio. La película cae en el cliché de colocar a los oficiales en el papel de malos como si así pudiera explicar la derrota de una tierra perdida por anticipado.

Pero salvo ese caso, la película trata de ofrecer un universo bien perfilado, el espacio reducido de la intimidad donde se desarrolla una guerra, cualquier guerra. En una película tan seria se agradece el golpe de humor del rebaño de ovejas. PARA CINEFILOS.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter