SOPHIE SCHOLL

Director: Mark Rothemund.
Calidad Técnica: Muy buena
Duración: 117 m
Aspectos a destacar: - - - - - - -

 

Sophie Scholl, a sus 21 años, se dedica al peligroso negocio de difundir propaganda antinazi en la Alemania de Hitler. Cuando es detenida, de ella depende que la resistencia no quede al descubierto.

La película se convierte casi en un documental de Sophie Scholl pues sigue las actas del interrogatorio y las declaraciones de quienes vivieron con ella esos últimos días.

La primera parte, las actividades propagandísticas, se muestra de modo ágil con una planificación elegante, una cámara en movimiento y una banda sonora rítmica y agobiante. Después, lo que importa, son los diálogos, la exposición de ideas.

El núcleo de la película se encuentra en el interrogatorio del 20 de febrero de 1943. Es ahí donde la poderosa personalidad de Sophie Scholl se manifiesta en la fuerza de sus convicciones. Frente a la fría lógica de un estadista utópico ella opone su conciencia, el valor de la vida, de la dignidad humana, de la libertad de expresión.

Frente a sus argumentos, su interrogador sólo puede declarar que Dios no existe. Sophie no acepta lógicas, sólo acepta la verdad. La verdad y la libertad no son para ella sólo un derecho, son obligaciones a las que se entrega incondicionalmente. Una especie de Juana de Arco para los tiempos modernos.

Película de gran fuerza, estremecedora por momentos, que se suma al excelente cine alemán de estos dos últimos años. Interesantísima.

Magnífica Julia Jentsch: ganó el Oso de Plata y fue nombrada mejor actriz europea del 2005. No es para menos.

 

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter