ELIZABETHTOWN

Director: Cameron Crowe
Calidad Técnica: Buena
Duración: 120 m
Aspectos a destacar: Diálogos soeces

Gracias a Drew su empresa va a perder 1.000 millones de dólares. El diseño de zapatillas en el que ha trabajado durante 8 años ha recibido unas críticas durísimas. Se dispone a suicidarse cuando le avisan de que su padre ha muerto. Tendrá que ir a Elizabethtown para hacerse cargo del cadáver.

 Es una película romántica, una comedia, un drama, una road movie, un recopilatorio musical.

 Hay muchos momentos excéntricos con su dosis de originalidad y surrealismo. Una verdadera rareza que se puede atragantar en parte del metraje pero con momentos muy interesantes.

Es obvio que a veces resulta plúmbea porque el guión no sabe hacia dónde derivar ni tomar un rumbo acertado. La estancia en el hotel se convierte en redundante sin aportar nada a la historia.

Pero hay otras ocasione en la que hay que admirar su ingenio: la conversación telefónica que ocupa toda una noche y parte de la mañana o el último trayecto en coche, una road-movie muy original en sus esquemas narrativos.

Orlando Bloom está  bastante flojito pero Kirsten Dunst borda un papel metafórico como guía de la vida. Susan Sarandon ofrece una nota bastante zafia en su discurso sobre el estrado que tampoco venía mucho a cuento.

Pesa demasiado el histrionismo y el exceso de rarezas; son muy buenos su momentos coloristas.

Para los que busquen romances extraños

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter