KAROL, EL HOMBRE QUE LLEGÓ A SER PAPA

Director: Giacomo Battiato
Duración: 180 m
Aspectos a destacar: Violencia

Hacer una película sobre Juan Pablo II, una personalidad tan gigantesca y, más aún, hacerlo a los pocos meses de su muerte, es todo un reto.

Battiato arranca en los comienzos de la II Guerra Mundial y nos sumerge consecutivamente en el terror nazi y en el terror soviético.

Hay una decidida apuesta por centrarse en la idea de la aceptación del dolor como elemento redentor. Al director le faltan quizá recursos para expresarlo de modo original y se acusa un exceso de lágrimas pero, aun así, el resultado es absolutamente impactante: toma los sentimientos del espectador en un puño y, pese a algunos momentos en que el guión decae, no los suelta hasta el final.

La película se divide en dos partes, hora y media cada una: la vida de Karol durante el nazismo y su vida bajo el comunismo hasta el momento de su elección como Papa. Recortando de aquí y de allá se habría podido dar cabida a algunos aspectos de su infancia o de su pontificado hasta la caída del telón de acero.

Está muy logrado, en cambio, todo lo que se refiere a su formación doctrinal, cultural, deportiva, artística, sus relaciones con los obreros, los amigos judíos, fogonazos de su ideario...

No será la biografía fílmica definitiva, pero el resultado es sobrecogedor gracias a un guión que reúne lo esencial del hombre que cambió la Historia en el último cuarto del siglo XX.

Se puede adquirir en Casablanca Comunicación   -  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter