JOY

Director: David O. Russell
Calidad Técnica: Buena
Duración: 124 m.
Aspectos a destacar: - - - -

 

En 3 años, O. Rusell ha hecho tres películas con Jennifer Lawrence y Bradley Cooper. Unos buenos actores al servicio de un director mediocre.

Esta tercera película pone de relieve este hecho de un modo muy marcado. Porque Joy es una historia muy interesante que, como las anteriores, O. Rusell reconvierte a un entretenimiento agradable pero flojito.

Son los actores los que le sacan las castañas del fuego, los que descubren que, realmente, el argumento tenía un gran potencial.

Es la historia de una chica con mucho ojo para inventar cosas y patentar las que son buenas. La fregona ensamblada autoexprimible fue el comienzo. Una historia sobre una mujer que se hace a sí misma y llega a ser una gran empresaria. Buscar un tono de comedia para narrarlo es un error enorme.

El espectador acaba sintiendo gran curiosidad por Joy y su vida. No porque la peli esté bien hecha sino por lo contrario. Secundarios sin personalidad, clichés, tramas poco creíbles…

Es inevitable querer saber qué hay ahí de verdad, cómo fue la auténtica Joy. Al director se le ha escapado.

 

Información ofrecida por Ateleus

 

Twitter