LA PALOMA Y EL DEGOLLADO

Autor: Casadelrrey, Fina
Fuente: Anaya

         Historia dura, cuyos rasgos básicos se dan en algunos de los pueblos gallegos. Comienza la novela con una escena de emigrantes africanos tratando de llegar a la costa española; una niña pequeña, de las que viajaban en una embarcación que naufraga, acaba viviendo en España. Años después, Andrés, un chico gallego ve como su padre se va de casa; es tan pequeño e inocente que no se da cuenta de las circunstancias que concurren; a la vez, ve la rabia acumulada en su hermana adolescente. Al ir creciendo se va dando cuenta de la realidad y cambian las relaciones con su padre, un drogadicto a la deriva. Mientras, en el instituto se ve sometido a la presión brutal de un grupo de matones. Sus abuelos, una chica con la que chatea –en la novela no se hace referencia a los peligros reales de entablar entrevistas con personas mediante el chat-  le van ayudando a seguir adelante. A su amigo Curro, uno de los pocos que tiene, tampoco le van bien las cosas; Andrés ve como se va perdiendo en un horizonte resbaladizo. Novela que ayuda a entender las circunstancias por las que pasan algunas personas, el posible ambiente en determinados centros escolares, los sueños e ilusiones de un adolescente. El amargo choque con la realidad, teñido de un romanticismo propio de la adolescencia, suaviza un poco el fondo de la novela. No todo es ejemplar en ella,  pero el lector se dará cuenta de algunos peligros reales a los que se ven sometidos jóvenes de su edad. Quizás en su mismo entorno.

Twitter