RELATO DE UN NÁUFRAGO

Autor: García Márquez, Gabriel
Fuente: RBA

         El origen de este libro, parece ser, está en un reportaje de prensa que hizo el autor siendo un joven periodista en un diario de Colombia. Años después se comprometió a componerlo en forma de libro. La historia comienza en 1955, en un barco de la la Armada de Colombia que está en un puerto de USA. Los marineros se divierten pues su salida rumbo de vuelta a casa es inminente. Quien más quien menos, ha  aprovechado a comprar algún electrodoméstico, de fácil acceso en USA y difícil en su país. Cuando el barco parte, lleva en su cubierta un buen número de cajas con ese tipo de objetos. En una tormenta en la zona del Caribe, un joven marineros cae al agua y logra en el último instante asirse a un bote salvavidas. No logra salvar a algunos marineros de su alrededor por la dureza de la tormenta. El primer día a borde de ese bote, sin alimentos ni señales de alarma para indicar su posición, lo pasa con la confianza de ver venir pronto aviones en su auxilio. La primera noche la pasa entera en vela. El segundo día, considera que sin duda no terminará el día sin que ocurra lo previsto. En efecto, ve pasar varios aviones pero van muy altos como para distinguir un pequeño objeto en el mar. Su sorpresa sí es mayor cuando de uno de los aviones que pasa es capaz de percibir con claridad la cabeza del piloto. Sorprendentemente nadie acude en su auxilio. A partir de ese momento, la supervivencia se va haciendo más compleja. Cada vez más débil, logra capturar una gaviota que finalmente no se la come. Los tiburones merodean la embarcación desde las cinco de la tarde hasta el anochecer. La embarcación sigue la ruta de las corrientes marinas y sólo cuando ve un grupo de gaviotas recupera la confianza de estar cerca de tierra. Un pez que logra capturar y que comparte con un tiburón en duras condiciones es su único alimento en esos diez días que tarda en avistar una costa a la que logra llegar a nado con sus últimas fuerzas. El rescate, un escándalo como consecuencia de un reportaje fotográfico en el que se perciben los objetos a bordo del barco, prohibidos en un barco de guerra y además de contrabando, genera un malestar en el dictador que en esos momentos gobierna Colombia. La narración tiene algunos detalles que llevan a poder sospechar de su autenticidad; otros en cambio refuerzan la primera tesis. Lo que sí es innegable es que está muy bien escrita. Se lee fácil y García Márquez sabe distribuir a lo largo de los diez días de naufragio los acontecimientos para que en ningún momento pierda atractivo.

Twitter