UNA LECTORA NADA COMÚN

Autor: Bennett, Alan
Fuente: Anagrama

      Original narración de ficción en la que se relata como la reina de Inglaterra, Isabel II, descubre en la parte posterior de su palacio un servicio ambulante de préstamo de libros. Allí encuentra a un joven cocinero de palacio, llamado Norman, quien le aconseja la lectura de un determinado autor. La reina ha vivido toda su vida tan sujeta al protocolo y al sentido del deber que en la sociedad británica se espera de un rey, que no ha dedicado tiempo a la lectura. La acción se repite y nombra a Norman asesor literario. Isabel II va descubriendo el placer de leer y comienza a aprovechar los viajes para hacerlo, a convertir en tema de conversación los libros leídos... tanto rompe con lo establecido, que el secretario que marca sus obligaciones, Sir Kevin, decide prescindir de Norman. La reina, acostumbrada a que las personas aparezcan y desaparezcan de su entorno, hace un ligero esfuerzo por conocer qué ha pasado; esfuerzo que hace un tiempo ni siquiera se hubiera planteado hacer. De ser lectora, pasa a tener ideas propias y, poco a poco se va abriendo paso en su mente la idea de escribir. El relato es breve, sugerente, creativo. Por otra parte no tiene un especial criterio a seguir a la hora de mencionar los autores a leer, salvo la vaga orientación hacia escritores homosexuales que al principio le da Norman. Hay un par de comentarios fuera de tono, que desdicen de la calidad del texto. El libro encierra una crítica, a la vez que da a conocer el poder de la lectura a la hora de promover el sentido crítico ante lo que nos rodea. Disfrutarán con él los amantes de la lectura, si bien no siempre compartan los criterios sobre la elección de autores que ha hecho Bennett, cuestión que en este libro es secundaria.

Twitter