EL FARO DEL FIN DEL MUNDO

Autor: Verne, Julio
Fuente: RBA

  En ese momento de la historia en la que los veleros han alcanzado su máxima perfección, pero ya se están imponiendo los barcos de motor, el gobierno argentino, a quien corresponde la isla, decide construir un faro en un lugar situado entre el extremo sur de América y la Antártica. Es uno de los posibles pasos entre el Atlántico y el Pacifico y el lugar es clave pues la abundancia de costas con acantilados peligrosos. Tras la construcción de un sólido faro, son elegidos las tres primeras personas que durante unos meses se encargarán de su atención. Cuando el barco Santa Fe se despide de ellos, los tres torreros saben que su trabajo consistirá en encender el faro todos los atardeceres. Un día, un barco velero se presenta en la pequeña cala cercana al faro. Dos de los torreros se acercan a él en un bote y cuando suben a bordo son salvajemente asesinados. Vázquez, el único superviviente de los torreros coge lo imprescindible y huye hacia el interior de la isla. Poco  después se enterará de que los marineros de ese barco eran unos bandidos que llevaban meses viviendo en la otra zona de la isla; que han acumulado una sustanciosa cantidad de botín a costa de hacer naufragar barcos mediante el engaño y que tras hacerse con una embarcación van a comenzar una carrera contra-reloj entre sus labores de reparación para poder navegar por alta mar y la llegada del Santa Fe con el relevo que podría salvar a Vázquez. Como todos los libros de Verne, la ambientación geográfica es buena y el ritmo narrativo ágil.

Twitter