UNA VIDA PARA LA MÚSICA. BACH

Autor: García Moyano, Concha
Fuente: Casals

    Johann Sebastián Bach nació en una ciudad del imperio alemán en 1685, en el seno de una familia de músicos, por lo que desde niño encontró un ambiente propicio para cultivar esta capacidad. La temprana muerte de su madre y después del padre hizo que quedara al cargo de un hermano mayor. Pero a los 18 años ya lo encontramos de organista en una iglesia. En la música encontraba la conjunción del arte y la piedad que como buen luterano vivía.  Pronto destaca por su gran capacidad artística y la historia se repetirá al contraer matrimonio: los hijos nacen en un hogar donde desde niños se familiarizaron con la música. La temprana muerte de su primera esposa, los cambios de trabajo que tuvo que hacer al estar sometido a concejos o otros múltiples organismos de los que dependían los músicos para vivir. Rara vez pudo componer con tranquilidad. Cuando contrae matrimonio con Ana Magdalena, encontrará en ella su principal apoyo en los múltiples disgustos que la envidia y su fuerte carácter le produjeron. A pesar de los frecuentes cambios de residencia, de las largas horas de trabajo poco grato como dar clases a alumnos desmotivados... dejó un rastro de discípulos y pudo componer la Pasión según San Mateo y otras muchas obras. En los últimos meses estuvo ciego por la cantidad de horas que había pasado leyendo partituras con poca luz y dos operaciones poco exitosas. Pocas horas antes de morir recuperó la vista y pudo entregar su alma a Dios acompañado de su hijo mayor, que tantos disgustos le había producido, de otros hijos y de su fiel Ana Magdalena que años más tarde escribió sus recuerdos de este gran genio de la música.

Twitter