EL LARGO VERANO DE EUGENIA MESTRE

Autor: Molina, Llorente, Pilar
Fuente: Anaya

Eugenia, conocida como Geny, iba a pasar el verano con su abuela en el pueblo. Aprovechando las vacaciones, a su padre le iban a hacer una operación que con la recuperación, le llevaría dos meses. Su madre, acompañaría a su padre mientras ella se quedaba en casa de la abuela materna. A Geny cuando se quedó sola se le cayó el alma a los pies. La casa le parecía vieja y sucia, antigua. Además su abuela estaba casi sorda y no del todo bien de la cabeza. Al amanecer salió aprisa de la casa para desaparecer durante unas horas. Como tenía hambre intentó coger unas nueces, pero se cayó del árbol a unas zarzas de las que le sacó un chico joven que estaba cerca. Goyo, le ayudó y le dijo los nombres de las tres chicas de su edad que había en el pueblo. A la mañana siguiente, Geny descubrió que el hermano pequeño de Goyo estaba enfermo y sin posibilidad de obtener medicinas. Su generosidad y capacidad de gestión resultaron muy útiles y se convirtió en una buena ayudante de la madre de Goyo a la vez que lograba la amistad –al entender las circunstancias personales de cada una- de las chicas del pueblo. Cuando acabó el verano, le quedaban una serie de tareas pendiente, que dejó con la esperanza de regresar nuevamente en las próximas vacaciones.

Twitter