EL VIENTO COMENZÓ A MECER LA HIERBA

Autor: Dickinson, Emily
Fuente: Nórdica

        Con ilustraciones estupendas de Kike de la Rubia, se recogen en este volumen unos poemas breves que escribió esta autora norteamericana de mediados del siglo XIX. Su conocimiento y amor a la naturaleza contrastan con la vida casi de reclusión que llevó en el domicilio familiar. Como todo libro de poesía, su contenido resulta difícil de resumir. Puede servir recoger algunos versos: Nadie conoce esa pequeña rosa / Podría haber sido una peregrina /  si no la hubiese cogido yo de los caminos / y te la hubiera ofrecido a ti. / Solo una abeja la echará de menos, /  solo una mariposa / apresurándose tras un largo viaje /  para descansar en su regazo. / Solo un pájaro preguntará dónde está. / ¡Ah, pequeña rosa, qué fácil, / para alguien como tú, morir.

 

Twitter