NIEVE DE JULIO

Autor: López Narváez, Concha
Fuente: Bruño

Cuando los padres de Teresa le dicen que tienen que irse unos días a Estados Unidos y que mientras tanto ella está con unos parientes en un pueblo, no le hace ninguna gracia. Los tíos Pop y Luisa son mayores, no ha convivido mucho con ellos y además no tienen hijos. Pero no le queda más remedio que seguir el plan previsto por sus padres. Salen a recogerle a la estación en un coche tirado por mulas. El tío Pop es cariñoso, la tía Luisa es más bien seca. Recorre la casa y descubre que lo que creía que era un tejado blanco, es que estaba cubierto por las palomas. Un día, a la hora de la siesta, observa como su tío se levanta sigilosamente de la tumbona y sale en dirección a otra zona de la finca, dejando el sombrero y un bastón como si siguiera durmiendo. Teresa le sigue y descubre que su tío monta a caballo un rato; un caballo al que tiene un especial cariño. Otro día descubre que hay un desconocido que ronda alrededor de la casa; luego resulta que no es tan desconocido... Historia amable y grata.

Twitter