SAM, LA SUPERDETECTIVE

Autor: Loon, Paul van
Fuente: Bruño

         En realidad, su nombre es Samanta Azadilla, pero todo el mundo la llama Sam y es detective. Se entrena en casa pero, a veces, también acepta otros casos como este que le encarga su amiga Flor: encontrar la tortuga perdida. Sam y Flor van a la habitación de esta última y encuentran un desorden monumental. Sam se compromete a hacer la investigación a cambio de dos chocolatinas. El primer sospechoso es Pedro, pues tiene hojas de lechuga; pero son para alimentar a un conejo. Luego una amiga, que miró en una bola en la que decía ver las cosas, pero resultó ser falso. Más adelante, Sam pensó que la tortuga que buscaban pudiera ser la que estaba en una tienda cercana, pero cuando fueron allí vieron que la que había era de plástico. De pronto, tuvieron una idea genial: ¿Y si estaba entre la ropa sucia que Flor había echado a lavar? Cuando fueron a buscar, descubrieron que la madre de Flor tenía la lavadora estropeada y que había llevado la ropa a casa de Pedro. Fueron hacia allí y ¿qué tenía Pedro sonriente entre sus manos?

Twitter