LA BELLA DURMIENTE

Autor: Grimm, hermanos
Fuente: Libsa

Un matrimonio real esperaba con ilusión tener descendencia, pero pasaba el tiempo y no llegaban los hijos. Un día, mientras la reina se bañaba, una rana le anunció que sería madre. Y efectivamente así fue. Pero en la fiesta que organizaron se les olvidó invitar a un hada, quien enfadada vaticinó la muerte de la niña. Sólo se pudo lograr que el encanto quedara reducido a que al pincharse con una aguja, cuando tuviera quince años, se quedara dormida hasta que un príncipe la despertase. Pasaron los años y aquel terreno quedó deshabitado. Un día, un príncipe joven que había salido a cazar, descubrió a la Bella durmiente y la encontró tan preciosa que la besó; en ese instante, ella volvió a despertar, junto con sus padres. El príncipe y la princesa se casaron y fueron muy felices.

Twitter