EL AMIGO DE LA MUERTE

Autor: Alarcón, Pedro Antonio de
Fuente: Eliber

 

A comienzos del siglo XVIII, nació en Madrid un niño que recibió el nombre de Gil. Su madre falleció en el parte; su padre le enseñó su oficio de zapatero, pero falleció cuando el muchacho tenía catorce años. Mostró especial interés por acogerlo un señor principal, el conde de Rionuevo, a pesar de que su esposa no lo veía con simpatía. De hecho, al fallecer el conde, el muchacho fue expulsado de la casa y tuvo que tratar de recuperar su oficio de zapatero. Durante el tiempo que pasó en casa del conde, tuvo oportunidad de conocer a una muchacha llamada Elena, de quien se enamoró perdidamente. Un día, a Gil se le presentó un pintoresco personaje: La Muerte. Se ofreció para ayudarle y si bien La Muerte no podía hacer lo que el otro le pidiera, sí podía avisarle de las defunciones previstas, lo que le permitió alcanzar un alto puesto y casarse con Elena. Aquí podía haber terminado la historia, pero el autor continúa con una segunda parte, de fantasía, en la que nos situamos unas horas antes de Juicio Final. La Muerte va a explicar Gil realidades insospechadas para el ser humano; está muy logrado el momento de desconcierto de la Muerte en el Calvario. En la parte final el autor se deja llevar por la fantasía y lo que diga hay que tomarlo como mera fantasía, entre otras razones porque habla de reencarnaciones posibles. Sin embargo, la parte previa, además de original es interesante.

Twitter