SUITE FRANCESA

Autor: Nemirovsky, Irene
Fuente: Salamandra

         Esta novela refleja un periodo excepcional de la vida europea; si lo narrado es cierto, se pone de relieve cómo la valentía es un fenómeno poco frecuente. La novela, con un alto componente autobiográfico, comienza en París en los días de la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial. El clima que refleja es de desconcierto y caos. La población de París se lanza hacia el sur huyendo del avance de las tropas alemanas desde la frontera belga. El caos invade las carreteras que se colapsan de personas que buscan huir tratando de salvar los enseres; hay personas en coches, en bicicletas y otras muchas a pie. Siguiendo el hilo de unas pocas personas, la autora con cierta saña refleja con precisión situación que van de lo grotesco a lo patético. Todo un espectro de población que cubre el abanico social, con todo tipo de edades y situaciones. La comida y el combustible se vuelven esenciales para llegar más lejos. Más adelante, en una población ocupada por tropas alemanas, con muchos de sus hombres alojados en las viviendas de los vecinos, se aprecia desde el más frío distanciamiento a historias de venganza locales, enamoramientos prohibidos. La sociedad refleja lo mejor y lo peor de sí misma. La autora se muestra dura con la alta sociedad que muestra hipocresía y de forma más concreta con quienes bajo una capa de caridad oficial no hay un verdadero amor al prójimo sino un intento de tranquilizar las conciencias, reflejo en algunos casos de una falta de formación religiosa notable. Relato bien escrito en la que la autora, judía, es consciente del riesgo que corre y no lo evita. La falta de cariño que sufrió ella es como si le incapacitara para juicios con más misericordia.

 

Twitter