LA BUENA NOVELA

Autor: Cossé, Laurence
Fuente: Impedimenta

          Tres personas sufren agresiones graves en Francia, en el plazo de unos días. Casi nadie conoce lazos de conexión entre ellos. Solo dos personas lo saben; Francesca, la esposa de un magnate francés cuyo matrimonio está marchito e Ivan, un veterano que se ha dedicado a diversas tares en su vida. Al conocer estos hechos, acuden a un policía con el que tienen una larga conversación. Le cuentan la historia de una librería llamada La Buena Novela. Francesca e Ivan deciden poner en marcha un local dedicado a la venta de libros. La selección la  realizarán ocho personas, elegidas con cuidado, que no se conocen entre ellas para evitar interferencias mutuas. Su elección de libros gira en torno entre medio millar y mil. De esa manera se evita que los obvios ocupen todo el margen. Tras recibir los listados, ellos se encargan de buscarlos y ponerlos a la venta. La apertura de la librería está cuidadosamente preparada por Francesca. Publicidad, entrevistas,.. pero ella siempre está en segundo plano. El éxito inicial desborda las previsiones más optimistas. Lectores apasionados se dan cita en el local a la vez que abundan las peticiones mediante Internet. Pero no tardan en surgir ataques desde diversos lugares. ¿Quiénes son ellos para seleccionar lo que es una buena novela? ¿Es una forma de censura encubierta? Tras una apasionada discusión en los medios, acaba por apagarse la polémica, pero no tarda en surgir otro tipo de competencia. Una, dos, tres librería más se ponen en la misma calle, haciendo una clara competencia a la librería inicial. A la vez la vida de Fancesca se va apagando. Sorprende la calidad literaria, la propia idea que da pie a la Buena novela y que a lo largo de todo el libro no se haga ni la más mínima referencia trascendente. Es un mundo culto, pero donde Dios está ausente. La investigación policial permite descubrir interesantes pistas, pero el juez instructor decide archivar la causa al considerar que lo que se le presenta son solo indicios sin base segura. El final del relato queda abierto, pues esa idea ha prendido en otros lugares.

 

Twitter