Son Tus Hijos | Escuela de Familias - MI PIE IZQUIERDO

MI PIE IZQUIERDO

Autor: Brown, Christy
Fuente: Rialp

          Ésta es la tercera versión de la autobiografía del paralítico cerebral Christy Brown, la que finalmente publicó. Brown nació en Dublín en 1933 en el seno de una familia numerosa y pobre. Todos, salvo su madre, consideraban que Christy era retrasado mental. Su madre tenía la certeza de que la deformación sólo afectaba a su cuerpo y que en su interior el cerebro funcionaba correctamente; por lo tanto, que entendía sus mensajes. A duras penas lograba arrastrarse unos metros, por supuesto era incapaz de hablar, ni de hacer ningún tipo de gesto expresivo, ni de valerse por sí mismo en ninguna de sus necesidades vitales. Un día, cuando tenía siete años, cogió una tiza entre los dedos de su pie izquierdo y logró escribir la A. Eso fue el comienzo de una larga lucha, en la que hubo momentos buenos como cuando sus hermanos lo llevaban de un sitio a otro en un coche de bebé y tenía una cierta sensación de participar en la vida de otras personas. Sus decepciones fueron unidas al sexo femenino, del que recibía miradas compasivas que él interpretaba como cariño de amistad. Tras dolorosas etapas de ensimismamiento, descubrió la pintura utilizando también su pie izquierdo. Más adelante, la música clásica le abre insospechados horizontes de deleite. Gracias a la valiosa ayuda de médicos pioneros en el tratamiento de parálisis cerebrales, al apoyo constante de su madre y a su tesón para alcanzar las metas, fue superando las distintas y numerosas barreras que tuvo que sortear. Cuando decidió poner por escrito su biografía, uno de sus hermanos hizo de copista, pero tuvo que usar tres borradores para pulir el estilo, acertar con los modos de expresión más adecuados, también con la ayuda de una persona que no se conformó con el primer y voluminoso borrador. Es muy interesante para conocer sus estados emocionales: cómo se percibe a sí mismo y a los demás, cómo se explica desde el punto de vista espiritual la existencia de un Dios que es Amor... Entiendo que a cualquier persona le resulta impactante el libro, pero será especialmente valioso para aquellos que tengan que convivir con personas con minusvalías, e incluso puede ser oportuno que lo lean ellos mismos para darse cuenta de que lo que merecen, como dice Brown en un determinado momento, no es compasión sino reconocimiento de su dignidad. Sólo cuando la dignidad de una persona no se apoya en lo que tiene: intelecto, movilidad, belleza, recursos, etc., sino en el ser, su autoestima estará segura.

 

Twitter