EL GATO NEGRO

Autor: Poe, Edgar A.
Fuente: Anaya

          La vida del autor duró cuarenta años. Nacido y fallecido en USA a comienzos del siglo XIX, el alcohol y la incapacidad afectiva le fue destruyendo. Sus narraciones tienen la fuerza de un pavoroso incendio. Una de las más conocidas es la que comentamos aquí. El protagonista es un señor amante de los animales y especialmente encariñado con un gato negro. Su esposa comparte el cariño a los animales, pero cuando el marido vuelve borracho maltrata al gato, al que llega a arrancarle un ojo, y también a ella. Su conciencia del mal le va hundiendo, perdida la esperanza de mejorar. Dominado por la perversidad, un día decidió ahorcar al gato. Ese mismo día su casa sufre un incendio y pierde todos sus bienes. Un día, bajo los efectos del alcohol, descubre un gato negro al que acaricia; el gato le sigue y llega con él a casa. Poco a poco el cariño inicial hacia el animal se va convirtiendo en odio. El odio hacia el gato le lleva a usar un hacha para matarlo; su esposa intenta detenerle y él clava la herramienta en la cabeza de su mujer. Decide esconder el cadáver en el sótano de la casa, aprovechando un hueco en una pared; prepara todo con cuidado y cuando la policía revisa la casa no encuentra indicios de asesinato. El gato también ha desaparecido. En una inspección, quizá la final, la policía sigue sin encontrar nada y él comete el error de mostrar el orgullo por la solidez de las paredes. Magistralmente escrito, revela bien el desprecio que el autor siente hacia sí mismo por los actos que ha cometido.

 

Twitter